Noticias e información variada

La objetividad en el hecho noticioso

La Objetividad es el valor de ver el mundo como es, y no como queremos que sea. Ver la realidad del hecho noticioso tal y como ocurre pero lamentablemente los seres humanos somos una compleja mezcla de  experiencias vividas, sentimientos, raciocinio  creencias,  cultura y aprendizaje. Todos estos elementos pueden brindar a una persona una percepción de la realidad que puede estar equivocada.

Cuando una persona no es objetiva, se centra en las circunstancias y no en los problemas es incapaz de enfocar el verdadero centro.  Observa las cosas superficiales, pero no el fondo. Probablemente todos conocemos a alguien que comete un error al no juzgar correctamente la realidad: la persona desilusionada porque había idealizado a su pareja, el estudiante  que reprobó el examen porque pensó que sería más fácil de lo que esperaba, el trabajador que no juzga correctamente las circunstancias y pone en peligro a los demás, las personas que discuten porque uno de ellos se aferra a su propia visión, los amigos que defraudan la confianza puesta en ellos y acusan, juzgan y castigan sin verificar si están en lo cierto o no y luego ni siquiera una nota o un dejo de disculpa por el error cometido.

Ser objetivo es un reto importante, para todo comunicador social, por que nos obliga a ver las circunstancias y los hechos, con un enfoque, con un equilibrio adecuado de emoción y razonamiento. Esto es difícil cuando no podemos involucrar los sentimientos, es algo que aprendí con experiencias vividas y es duro de reconocer, el valor de la objetividad es tan importante porque nos permite dar su justo valor a los acontecimientos y por consiguiente actuar de manera coherente, responsable y con la verdad por delante.

La objetividad mejora las relaciones humanas, mejora el acontecer del hecho noticioso, crea una credibilidad y una fiabilidad hacia el comunicador social, nos permite ser más justos y en el campo personal nos permite entender realmente las situaciones vividas.

La objetividad nos insta a dejar a un lado el “yoísmo”, el protagonismo, el no involucrarnos con la noticia una recomendación sería verificar las fuentes, verificar los datos, los hechos, los implicados antes de dar el “tubazo”. El deber de todo comunicador social es de luchar por incluir  la mayor cantidad de objetividad dentro del acontecer diario de nuestro trabajo. En otras palabras la tarea informativa debe limitarse a la transcripción rigurosa y exacta de los hechos y de las opiniones tal y como se dieron en la realidad.

Los códigos de ética a nivel mundial tienen en común la verdad, la imparcialidad, la objetividad, es algo que me llamó poderosamente la atención ya que desde que ocurre un hecho noticioso, esta la versión de los involucrados (influye la parte emocional de lo vivido), los que fueron testigos (lejos de la parte emocional esta la parte de su experiencia de vida y sus creencias para evaluar la situación y siempre impera su punto de vista), luego de analizar estos puntos están los datos o la parte de constatar del reportero y el perfil o enfoque visual que de el camarógrafo y por ultimo es inevitable que al procesar la noticia entre en juego la parte humana del comunicador y como punto final al publico recibir La noticia la interpreta, la analiza y la cuenta desde su enfoque o su punto de vista.

Ahora pregunto,  ¿la noticia es objetiva?. Pretender la objetividad es similar a creer que es posible  capturar y congelar el instante que pasa, es más, el mismo hecho observado por distintos periodista es informado desde varios puntos de vistas, recibe diferentes tratamientos en los diversos medios es menester del comunicador completar, aclarar, justificarlo  o rectificarlo hasta el punto de que el periodista llega a contemplar el hecho suyo como verdades provisionales.

Por experiencia sabemos que la relación periódico-lectores demuestra:

Ø  Que no es creíble el periodista que hace gala de no creer en nada, por el contrario, aporta razones de credibilidad el que manifiesta honestamente en que cree.

Ø  Manejar la objetividad, una mecánica arroja una información simplista que produce puntos de vista enfrentados y las conclusiones corren por cuenta del lector, esta objetividad impide ir más allá de los hechos para lograr su interpretación y análisis.

Ø  Existe quien sostiene  que el énfasis en la objetividad  interfiere con el conocimiento del público lector.

A mi juicio existe el yo periodista y la noticia dista mucho de ser objetiva o por lo menos el deber ser objetivo del periodismo. Insisto que se debe encontrar la manera o el punto medio para rescatar la objetividad, la veracidad y la imparcialidad, esto dará pluralidad en el pensamiento del publico y permitirá que cada quien tenga el control en su mano y decida a que medio creer y a que medio no creer, no creo que cerrando medios, quitando concesiones, juzgando periodista, censurando programas e interfiriendo con el acontecer noticioso se este logrando una mejor programación o una mejor sociedad.

Comentarios

me es grato ver como una joven tiene una profundidad en un tema tan cotroversial

MUY INTERESANTE LO QUE ESCRIBISTE.GRACIAS!ME SIRVIÒ PARA UN TRABAJO EN EL COLE¨.

muy interesante tu punto de vista,hablas de quitar concesiones pero no dices nada del silencio informativo de abril 2002,de como los periodistas de medios privados le negaron la información a la población,si hay que dejar a un lado el yoismo,pero la información es un derecho humano.

Me encanto la parte: "La objetividad nos insta a dejar a un lado el “yoísmo”, el protagonismo[...]" nos impulsa,nos obliga a ser mas objetivos que figuritas en el acto de informar un hecho. felicidades..

Este punto si que no me lo esperaba en una estudiante, mira tu que eres atrevida al hondar en temas triviales y conflictivos en el medio... Niña me gusta tu estilo.

Añadir un Comentario: